Avel'anis Urdrenn

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Avel'anis Urdrenn

Mensaje por Clockzi el Miér Ago 16, 2017 2:21 pm


Estatura: 1,75mt
Peso: Delgada
Descripción Física: =Proceso=
Descripción Psicologica:
Bastante educada, con un tono de voz muy sutil. No suele bromear ni mucho menos reír, aunque si se le puede ver sonreír de forma cálida. Su mirada es intensa y profunda, parpadeando rara vez, lo que la vuelve un poco perturbadora para quien no acostumbra a una Dama de Voluntad tan fuerte.

Como Avel era una Sacerdotisa de la Luz años atrás, antes de la Caida del Reino en manos del Exanime, es bastante cálida en cuanto a relacionarse con el resto. Como una flor más del Jardin que destaca por su inteligencia. Pese a no ser una Aprendiz de la Academia.
Si bien Avel no es una persona malvada, podría cuestionarse mucho Eticamente sus métodos para implementar la fe de la que tanto profesa. En especial cuando se le ve canalizando el poder de la Sombra. Pero son pocos los que se topan con ella en ese estado. No se averguenza de lo que sabe, pero prefiere que la gente misma se de cuenta de lo que les rodea. Solo lo dirá si se da el caso.

No es agresiva, ni se le vería siendolo. Mantiene la calma hasta en la peor de las situaciones, intentando inspirar aquello en una expresión casi muerta y permanente, de una sonrisa calida y ojos entrecerrados. Segura de si misma, y de la Sombra, es una servidora Fiel.
Tampoco se le ve teniendo un verdadero afecto a los que le rodean, aunque su caracter seductor puede provocar confusiones. Es un verdadero Misterio cuando se busca saber que hay por su mente, y tras esa sutil máscara de sonrisas.


Historia:

Nacida en una tarde de invierno, en lo que solo se sintió una brisa helada recorrer los bosques primaverales de Canción Eterna. Descendiente bastarda de una familia noble conocida por el emblema del Lince “Urdrenn”. Menospreciada por su propia sangre y descendencia fue llevada desde niña a tierras humanas, como la vergüenza que representaba.

En Stratholme aprendió las virtudes de la Luz Sagrada y la calidez de sus virtudes. Dispuesta desde temprana edad a la Lectura en Común y la escritura. Conoció un Maestro inscriba anciano, que pocos años le quedaban por vivir. De él aprendió el respeto principalmente. Los años pasaron, lentos y llenos de paz, hasta que tuvo que regresar a Quel’thalas, con la esperanza de que sus hermanos Quel’dorei aprendieran sobre las virtudes que le habían enseñado. El cambio fue enorme. Había olvidado el orgullo de sus hermanos, recibiendo unas pocas burlas y evidentes desacuerdos por parte de los Aprendices de la Academia del Ocaso. Su filosofía era demasiado humana para ella, solo unos pocos Quel’dorei sabían de ello, y compartían su aprendizaje con ella.

Cuando el día oscuro llego, y el cielo se tiño en un manto gris de desesperanza y muerte, observó cómo sus hermanos Dorei fallecían en las Puertas Thalassianas. Forestales, guerreros, mujeres y hombres. Había llegado el momento, y la Luz mostro su poder, sin ser suficiente. Tuvo que huir con los heridos de regreso al norte, buscando refugio. La tierra se había marchitado en el sur, y ya nada más quedaba. O al menos eso creyó.

La desesperación trajo consigo la necesidad de buscar la fe. Varios, de los que alguna vez le negaron la filosofía buscaban ahora el calor de la Luz ante la agonía. Allí ella comprendió que sin aquella desesperación no había fe en sus hermanos. Pero entonces, que pasaría si en algún momento el mundo llegara a encontrar la paz completa de la que tanto se anhelaba. Sin ese Caos, la gente no creería en nada.

Los años se volvieron grises, y la recuperación de Quel’thalas fue lenta. Sus habitantes cubrieron sus rostros de sangre, y corrompieron sus almas con fel, como un regalo de Kael’thas. Con indignación recibió el regalo en sus manos, y cumplió. La luz se volvía algo cada vez más lejano y frío.

La unión a la Horda y la posibilidad de conocer a los Renegados fue provechosa. No buscaba venganza, sino más bien el comprender. Acompañando un Embajador Thalassiano a las tierras desoladas de Tirisfal conoció de cerca el desastre que dejo el paso del Exánime, y escucho con atención la Filosofía que los Renegados profesaban. Semejante a la Luz, como su hermana, hablaban de la Sombra.

Claro estaba, para ella, la Luz no era suficiente…

Respeto, Tenacidad y Poder. La compasión se había alejado de su propósito, y la Fe en la Luz era Eclipsada por la Sombra. Aprendió de ella, el breve tiempo que estuvo en Tirisfal, dedicando el resto de sus años a comprenderlo.

La llegada de los Arúspice en Quel’danas y la nueva guerra tras la traición del Príncipe, le alejo un tanto de la sociedad, ocultándola entre los Civiles, relacionándose mayormente como una inscriba para los Nobles, siendo una dama muy educada y elegante. Aquella luz que profesaban no era la que conocía, y le resultaba molesta. Los Naaru eran seres Enigmáticos y quizás un verdadero engaño que les lleva a derramar sangre en nombre de ellos. ¡Egoístas!

Actualmente permanece en Quel’thalas, oculta de la Sociedad, con la esperanza de que en algún momento todos comprendan del camino que deben seguir, y que no teman de ella. La sombra es la más justa, y una verdadera salvación a esta cruel realidad.
avatar
Clockzi

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 27/07/2017
Edad : 28
Localización : Chile

Volver arriba Ir abajo

Re: Avel'anis Urdrenn

Mensaje por Clockzi el Miér Ago 16, 2017 2:24 pm

Respeto: El pilar primordial
"El respeto y la cautela van de la mano"

//En proceso
avatar
Clockzi

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 27/07/2017
Edad : 28
Localización : Chile

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.